01 junio 2015

¡Salvados! El Cartagena está más vivo que nunca.

Parecía mentira cuando comenzó la temporada después de lo bien que nos vendió la moto ese grupo llamado Sporto Gol Man 2020. Esperpento tras esperpento, el engendro de inversor valenciano que se hizo cargo de las riendas del F.C. Cartagena a final de la pasada campaña ha estado a punto de dar al traste con las ilusiones y las ganas de fútbol de toda una ciudad. Gracias a Dios, llegó a tiempo alguien serio, que vino con el dinero por delante y, sobre todo, con la verdad por bandera.

Paco Belmonte y el grupo al que representa han hecho en poco menos de un mes muchísimo más de lo que sus predecesores hicieron en todo un año. Y es que desde la llegada de Javier Martínez y Javier Marco no dejaron de sucederse acontecimientos bochornosos. Desde la contratación de un entrenador que no pudo entrenar, hasta los impagos a jugadores y empleados, pasando por la desbandada de jugadores y demás sucesos que han hecho que esta temporada vaya a ser recordada para siempre por lo mal planteada que estuvo desde su inicio.

Pero no todo iba a ser malo. Y si hay que sacar algo positivo de esta temporada que ya llegó a su fin, me quedaría con la unión que se ha forjado entre el equipo y la afición. Una afición que a final de temporada, cuando el equipo más lo necesitaba, se ha volcado con su club, con sus jugadores, con sus colores, con su escudo y ha avivado , y de qué manera, ese vínculo de manera muy positiva de cara al alentador futuro que se atisba.

Soy de los que piensa que¸ si desde el comienzo de liga hubiera existido una buena planificación deportiva, con esta misma plantilla el equipo podría haber quedado en la zona alta de la tabla. Con una plantilla amplia, una gestión normal y una temporada plácida en lo institucional, este Cartagena nos podría haber dado una alegría todavía mayor. Por desgracia nunca lo podremos comprobar. Con esto quiero decir que hay muchos jugadores de la actual plantilla con los que yo me quedaría para abordar el proyecto de la próxima campaña.

Son ya muchas las temporadas en las que el Cartagena realiza muchísimos fichajes y no hay una base de plantilla a la hora de comenzar un proyecto. Jugadores como Limones, Ceballos, Tarantino, Sergio, Arcas, Luque, Carlos Martínez, Gato o Hevia bien podrían sentar una base sobre la cual construir el Cartagena de la próxima campaña. Habría que hacer 10 u 11 fichajes. La ventaja sería que los que se queden ya son una familia, una familia unida tras la temporada de penurias y adversidades que han vivido, una familia que seguro está deseosa de demostrar lo que realmente son capaces de hacer.

Yo apuesto por la continuidad y por reforzar esta base con jugadores de calidad, jugadores fuertes de la categoría que le den al equipo el empaque y la amplitud de plantilla de la que este año se ha carecido.

Sinceramente, creo que Palomeque ha hecho un buen trabajo al frente del equipo pero le falta nivel para llevar al equipo hasta cotas más altas. Tal vez un puesto en el organigrama técnico del club le sirva para seguir desarrollándose como entrenador y en un futuro pueda ser ese entrenador de nivel que todos deseamos.

Sea como fuere dejaremos trabajar a su antojo a un Paco Belmonte que se ha ganado todo el crédito del mundo y seguro que forja un proyecto basado en la sensatez y en el buen hacer. 

Seguro, segurísimo, que se encontrará muchas trabas a la hora de hacerse con las riendas del club, seguro que aparecen acreedores de debajo de las piedras. Seguro que los Javieres aparecerán pidiendo el oro y el moro. 

Paco lo hará bien, esperaremos acontecimientos. Lo haremos ilusionados porque en Cartagena, como no podía ser de otra manera, habrá fútbol la próxima temporada. Porque en Cartagena, por fin se va a disfrutar.

Gracias Sr. Belmonte por su llegada, gracias por no perder nunca la esperanza, gracias por hacernos soñar.

¡Siempre Efesé!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTA ESTA ENTRADA ¡ES GRATIS!