15 agosto 2016

¿Eres realmente quien quieres ser o quien los demás quieren que seas?

Frecuentemente me hago esta pregunta. Por desgracia, en casi todos los ámbitos de la vida uno no es más que un ser que actúa de cara a la galería. Actuamos en función a unas normas ya establecidas, a los ideales que otros decidieron, a unos clichés. No somos realmente sinceros con nosotros mismos y eso nos hace, más pronto o más tarde, entrar en conflicto con nuestro yo más primario.
 
 ¿Qué ocurriría si cada uno dijera en cada momento lo que realmente piensa? ¿Qué sucedería si hiciéramos lo que realmente nos apetece hacer? Sinceramente, lo desconozco. Lo desconozco pero eso no quiere decir que no reflexione sobre ello. 
 
Se me vienen a la mente situaciones, infinitas de ellas, en las que no somos fieles a nuestros deseos reales. Situaciones en las que, por complacer a un tercero, hacemos una vez más infeliz al más importante, al primero, a uno mismo.
 
Dicho esto, ¿os habéis parado a pensar cuántas veces mentimos a lo largo del día?, ¿qué objeto tienen estas mentiras?, ¿son mentiras piadosas, mentiras compulsivas, mentiras malintencionadas? ¿Por qué mentimos?, ¿por qué somos incapaces de pasar ni un solo día sin mentir? Realmente también en esta ocasión desconozco la respuesta, aunque creo que está íntimamente ligado a lo que hablábamos anteriormente de no ser fieles a uno mismo, a vivir demasiado preocupados de hacer, o al menos decir, lo que otros quieren escuchar.
 
Pero, ¿en qué momento una persona comienza a mentir? ¿Cuándo concurre un niño en su primera mentira? ¿A qué se debe? ¿Somos los adultos culpables de ello debido a nuestro comportamiento hacia ellos o es por el contrario algo innato?
 
Entonces, ¿quiénes somos realmente? Somos lo que queremos ser o lo que la sociedad, la familia, los amigos, la pareja, nuestro jefe, etc, quieren que seamos. ¿Trabajas en lo que te gusta, vistes como realmente quieres, has estudiado la carrera que querías o la que te han dicho que tiene más salida? Difícil cuestión.
 
Son cuestiones todas ellas para las que no tengo respuesta pero ahí las dejo, a ver si alguno sabe responderlas. Me conformo con que reflexionemos sobre el tema. Sería bonito, más que bonito sería honesto, el poder vivir sin mentiras de ninguna clase, vivir diciendo la verdad en todo momento, sin necesidad de ser alguien que no somos  con el único propósito de contentar a otra persona. Muchas veces, casi todas diría yo, nos desvivimos tanto por los demás que nos olvidamos un poquito de querernos a nosotros mismos.
 
En fin, no me preguntéis por qué he escrito esto hoy porque no tengo ni la más mínima idea. Sólo me pregunto si le estamos sacando a la vida todo el jugo que lo podríamos sacar.
 
Saludos amigos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTA ESTA ENTRADA ¡ES GRATIS!