09 diciembre 2016

Europe - Prisoners in Paradise (1991)

Después de muchas semanas sin aportar nada de música en el blog, retomamos la sección "disco de la semana" con el disco que supuso la culminación de la etapa clásica de la banda sueca Europe; un hattrick para la historia formado por el combo The Final Countdown - Out of this World - Prisioners in Paradise, y que supuso tanto el ascenso vertiginoso como el comienzo de su declive. Una montaña rusa que en poco más de un lustro llevó a una de las bandas más exitosas del planeta a la extinción, retomaron la actividad más adelante con nuevos brios y un sonido algo más crudo acorde a los tiempos que corren pero ya nada volvió a ser igual.

En el terreno musical no creo que se le pueda reprochar mucho a Europe. Una producción brillante que trae de la mano uno de los mejores discos de la banda aunque escasamente valorado, incluso por los propios fans del grupo. Tal vez hubiera algo más de madurez en este disco con un Kee Marcello perfectamente asentado a las seis cuerdas, pero nada que no apuntaran ya en Out of This World a base de melodías exquisitas y de unos teclados más que pegadizos, una colección de temas para ganar que desgraciadamente quedaron en nada, pues al día siguiente del lanzamiento del álbum salió a la venta  el Nevermind de Nirvana y con ello el Hard Rock murió. De repente no había sitio en el panorama musical para las hair bands de los 80, esto ya eran los 90 y lo que molaba era ir con cara de amargado y un jersey dos tallas más grandes, que vale, ir con pinta de fulana tampoco era el paradigma del estilo pero, no sé, al menos era divertido.


El batacazo fue terrible, poco a poco se fue perdiendo el interés y sus vídeos dejaron de ponerse en la MTv, los medios pasaron de sus pelos cardados y la discográfica de apoyarlos, con lo que al finalizar su gira de 1992 el grupo se tomó un descanso indefinido para caer en un letargo que les mantuvo en el olvido durante más de una década.

Así pues, comenzamos la escucha de este Prisoners in Paradise con un tremendo hit de losde toda la vida como es "All or Nothing", rockero y pegajoso, con todos los elementos que nos gustan de Europe y con la inestimable colaboración de Eric Martin, vocalista de Mr. Big -ideal para abrir boca-, seguido un no menos tremendo "Halfway to Heaven", introducido por un chaparrón melódico guitarrero antes de que coja el timón Mr Joey Tempest para dibujar unas estrofas interpretadas a la perfección seguidas de uno de los mejores puentes que ha facturado el grupo en toda su carrera. Qué grande era esto de ver a unos melenudos moviéndose con alegría por el escenario con sus impolutas dentaduras y la peña dando botes, aún a día de hoy no entiendo cómo el grunge pudo con esto... en fin...

Vamos con "I'll Cry for you", la primera baladita. Mic Michaeli se arremanga y... otro chorreo guitarrero para sumergirnos en un temazo que lejos de buscar la lágrima fácil de "Carrie" o "Coast to Coast" coquetea con el medio tiempo de manera optimista con sus teclados pomposos y coros pegadizos. Le sigue una "Little Bit of Lovin'" en esa onda a la americana tan buscada con sus coros prefabricados para levantar el ánimo del personal, con un estoque sublime de la mano del medio tiempo "Talk to Me", que sin tener mucha complejidad ni misterio nos arrastra a un pedazo de estribillo de los de desgañitarse a viva voz, muy sencillita pero genial como casi todas las composiciones de este disco.

Una de cal y otra de arena, salimos del bloque meloso con "Seventh Sign", un tema hard rock crudo apoyado en la soberbia pegada de Ian Haugland y con Marcello haciendo de las suyas. Llega el tema homónimo, "Prisioners in Paradise", con un comienzo muy épico de la mano de Kee Marcello para enrevesarse en sus preciosas melodías marca de la casa y cederle el testigo a Mic Michaeli, que termina de pulir el diamante en bruto sobre la triste historia de Julie y Jimmy, una maravilla melódica culminada en un sólo sublime repleto de esas guitarras dobladas que tanto nos gustan.

Vuelta la conquista del mercado americano con una típica, previsible y a la vez solvente "Bad Blood", muy estándar para la época y algo alejada de los cánones de Europe, pero sirve para calentar el ambiente previo a "Homeland", una preciosa balada que ralentiza el ritmo del disco para relanzarlo más tarde con "Got Your Mind In The Gutter" en un nuevo asalto a los states y con un ojo puesto en Mark Knopfler. Una agradable, a la par que prescindible, "'Til My Heart Beats Down Your Door" transcurre sin pena ni gloria hacia el epílogo del disco, que arranca en la maravilla de fraseado que se marca Marcello en "Girl form Lebanon", que a decir verdad como tema nunca fue de mis favoritos pero al César lo que es del César.

Y ya está, cansados de buscar un éxito comparable al "The Final Countdown" aquí acabó la historia de Europe como banda de hard rock melódico. A pesar de emprender proyectos en solitario o integrarse en otros grupos, mucho tardarían los suecos en volver a reunirse para desempolvar sus viejos hits y grabar nuevo material, que si bien poco o nada tiene que ver con el estilo que les hizo grandes, supuso una de las vueltas a la escena musical más auténticas y a día de hoy siguen dando guerra y ganándose la vida con lo que más les gusta hacer, rock & roll honesto. 

Disfrutad de esta joyita...

EUROPE - DESCARGAR