26 diciembre 2010

El Cartagena pasa por encima de la UD Las Palmas


La mañana se presentaba desalentadora, fría y lluviosa. Las cámaras de Canal Plus volvían a Cartagena por primera vez en esta temporada. El público no hizo acto de presencia en la cantidad que se esperaba, esta temporada la asistencia está siendo bastante inferior a la pasada; los que no asistieron se perdieron un gran partido de fútbol y uno de los goles más bonitos de la temporada.

Muy pronto comenzaron mandando los locales, realizando una presión por todo el campo que los pupilos de Paco Jémez no esperaban, fruto de este comienzo llegó el primer gol del partido, casi sin dar tiempo a que el público tomara asiento, Juan Cala (que se encontraba en el área pequeña) introduciría en la meta canaria un balón de córner botado por Víctor al primer palo que tocó Toché para que finalmente el Sevillano hiciera el primero de la tarde. Era muy pronto y los blanquinegros salieron muy enchufados, tanto que los canarios se vieron superados en todas las parcelas. El segundo gol llegó tras una preciosa pared entre Toni Moral y Toché, que sirvió para romper la línea defensiva amarilla y para que el centrocampista catalán lograse picar la pelota con su pierna mala (la derecha) y batir de nuevo a Barbosa, consiguiendo su cuarto gol de la temporada.

Mención a parte hay que hacer al gol del veteranísimo Víctor Fernández, el pequeño delantero extremeño está demostrando su categoría y profesionalidad en todos y cada uno de los encuentros en los que se ha vestido la elástica albinegra. El domingo consiguió un gol antológico, un gol de bandera que traspasó fronteras y formó parte de los resúmenes muchas de las televisiones del país. El tanto vino precedido de un error de Barbosa, cuyo saque de meta se quedó corto, rebotó en la pierna de Toni Moral y el balón llegó a Víctor, quién, sin dejarla caer y desde una distancia de unos 35 metros, vio al portero adelantado se sacó un balonazo que todos pensaban que iría fuera, la pelota entró como un misil por la escuadra de la portería defendida por Barbosa, que se vio sorprendido por el soberbio tanto logrado por Víctor que llevó el éxtasis (y los pañuelos) a las gradas del Cartagonova. Paralelamente a este tanto, un espectador sufrió un desafortunado percance en su corazón y tuvo que ser atendido por los sanitarios de ambos conjuntos y por miembros de la Cruz Roja. Por fortuna el aficionado se recupera favorablemente en el hospital.

Con un resultado tan abultado y una superioridad tan palpable en a penas treinta minutos, el Cartagena sufrió cierta relajación, una relajación que es inevitable e incontrolable cuando los acontecimientos se suceden de esta guisa. La relajación local dio alas a los canarios (valga el símil) y propició que los de Jémez lograsen acortar distancias en el marcador, incluso llegar a ponerse con un 3-2 (un gol antes del descanso y otro después) que metería el miedo en el cuerpo a los allí presentes y que volvió a recordar a los del Cartagena que todavía restaba mucho partido por jugar.

Ya en la segunda mitad, y con el 3-2 en el electrónico, el Cartagena volvió a engrasar la máquina, Iñaki Muñoz, que había salido en sustitución de Antonio Longás, recibió un balón al borde del área procedente de Botelho, el vasco dribló a un defensa y a punto estuvo de batir de nuevo al meta amarillo, el balón salió rebotado hasta donde se encontraba Lafuente, el cual solamente tuvo que empujar la pelota para lograr el 4-2 y abrir brecha de nuevo en el marcador. Botelho, que hartó de correr por la autopista que le dejaron en la banda izquierda puso un balón desde su banda al área pequeña, que botaría delante del portero y llegaría después a Toché, que anotó a placer el quinto para su equipo. Más tarde el mismo Toché pudo haber hecho otro gol de bandera, pero el control que realizó, con sombrero incluido se estrelló con la base de la portería visitante y el tanto no subió al marcador.

En definitiva, para despedir el año 2010 se pudo ver un gran espectáculo de juego y goles, y la desapacible mañana se convirtió –como en algunos cuentos de hadas– en una espléndida velada futbolística de la que disfrutaron los afortunados que allí estuvieron presentes. El Cartagena está en una clara línea ascendente, cuenta ya con cinco partidos sin conocer la derrota, en los que ha logrado 13 de los 15 puntos posibles, y está colocado en cuarta posición en la tabla clasificatoria, lugar que daría opción a jugar play off de ascenso. Llega el mercado de invierno y Paco Gómez, el autoproclamado director deportivo, tiene trabajo por delante, justo cuando mejor está funcionando la plantilla. Se habla de salidas y venidas, ya veremos por dónde sale la fiesta.

No hay comentarios: