20 agosto 2011

Bienvenidos al triste circo de la Liga.

Damas y caballeros. Niños y niñas. Con todos ustedes, el lamentable, patético y bochornoso espectáculo del fútbol español.

Sucede que me canso de presenciar, día sí y día también, el deplorable espectáculo circense en el que se ha convertido la mal llamada Liga de Fútbol Profesional. Este ente -no le llega la clase para llamarlo entidad- no ha tenido suficiente con arruinar de manera estrepitosa lo que antaño fue la “Liga de las Estrellas” (también llamada “mejor liga del Mundo”), sino que además, y para terminar de cubrirse de gloria, se permite la osadía de cobrar un canon a las emisoras de radio que deseen retransmitir los partidos de liga en Primera y Segunda División. ¡Con la que está cayendo!

La LFP, no contenta con cobrar a los telespectadores por presenciar los partidos desde sus casas por televisión –algo que hace unos poco años nos parecía impensable-, ahora también quieren hacer pasar por caja a las emisoras radiofónicas cuando la gran mayoría de ellas se ganan la vida honradamente para, a penas, poder cubrir los gastos básicos para poder subsistir, además de realizar la honorable labor de nutrir al aficionado de la información que reclama y publicitar de manera gratuita a los clubes.

Se me antoja cuanto menos una locura el mero hecho de que a algún iluminado se le haya pasado esta idea por la cabeza. Aún más lamentable me parece la triste imagen que se está exportando de la liga española, convirtiéndose en el hazmerreir del fútbol europeo y haciendo un flaco favor a la maltrecha imagen que se exporta de nuestro pais.

Si no teníamos suficiente con una sociedad deprimida, marcada por la tasa de paro más elevada del último lustro y sumida en una espiral de negativismo de la que será muy difícil salir. Ahora nos llega el señor Astiazarán, que ha permitido que los clubes cometan verdaderas aberraciones y despilfarros económicos (hasta el punto de llevar a dichas entidades a la bancarrota) y consigue poner al colectivo de futbolistas en huelga. Lo que nos faltaba por ver. Con la décima parte de lo que cobran los que estaban sentados en primera fila el día de la convocatoria se solucionaba el problema en el fútbol español, claro que ellos no tienen la culpa.

Algunas veces es conveniente detenerse y observar. Observar la cantidad de banalidades que nos rodean. Darse cuenta de que muchas de las cosas que en algún instante hemos podido creer importantes, casi imprescindibles, pueden llegar a desencantar, a adolecer de sentido. Sólo en ese momento te das cuenta de lo patético que puede llegar a convertirse un deporte creado por los ingleses con la noble intención de entretener al pueblo y que hoy en día no es más que una triste caricatura de lo que fue.

Esta semana no habrá jornada de liga. Esta semana las ilusiones de muchos se desvanecen por culpa de la incompetencia de unos pocos. Por culpa de la avaricia. Por la ausencia de honradez. Por la carencia de valores... Y a todo esto yo me pregunto ¿no resulta un tanto contradictorio que vayan a la huelga los futbolistas de Primera y Segunda y que los pobres de  Segunda B y Tercera disputen sus encuentros?  En fin...

El caso es que esta semana, y cada día que pasa me ocurre más a menudo, se me antoja muy difícil sentarme a escribir sobre fútbol. Se me antoja tan difícil que hasta me he alegrado de que haya huelga. Me he alegrado porque estoy cansado de tanta mentira. Me he alegrado porque, de este modo podré disfrutar de los que realmente importan, de los que siempre estarán cuando les necesite, de los que, pase lo que pase, nunca harán huelga para estar a mi lado.

Señores de la LFP. Señores de la AFE. Señores dirigentes de los clubes. Entre todos han conseguido que, para un servidor, el desencanto por su negocio sea hoy un poquito mayor que ayer y que la no celebración de una jornada de liga carezca de importancia. Muchas gracias.

2 comentarios:

sentir1907 dijo...

Yo hubiera querido ver si hubiera sido la primera jornada de liga un madrid-barça.........no se suspende por supuesto.....SIN VERGUENZAS ¡
Y EL CASILLA MAS ¡

D. Óscar dijo...

La tasa de paro más elevada de los últimos 3 lustros, para ser un poco más riguroso. Sinceramente, creo q los sueldos de la mayoría de jugadores de la liga profesional están muy por encima de la realidad de nuestra sociedad, no comprendo éticamente como personas q por simplemente practicar un deporte q les apasiona sean los mejor pagados del país (económicamente lo entiendo, es puro mercado, la oferta y la demanda); y vivan en las mejores casas y zonas de las ciudades donde residen y tengan los mejores coches,..., y encima se quejen y quieran más. Creo q hay un refran q expresa lo q puede ocurrir con mucha claridad, y es que "la avaricia rompe el saco" y se puden cargar la gallinita de los huevos de oro q tienen.Deberiamos empezar a reflexionar si es correcto dedicar parte de nuestros recursos a estos individuos.