25 septiembre 2014

Todos con el Efesé. Volvamos a empezar.

 
 
La plantilla del FC Cartagena ya está completada, para bien o para mal, nos guste o no, este es nuestro equipo. Esta es la plantilla con la que hay que ir a muerte cada jornada de liga. De nada sirven los pitos y las broncas, si acaso para echarnos tierra encima a nosotros mismos. Este Cartagena va a ir a mejor (a peor es casi imposible), es cuestión de tiempo.
 
Lo cierto es que se respira un clima extraño. La situación más que rocambolesca del "manager general", la pifia con los permisos de residencia de los uruguayos, el silencio de la hacienda pública, etc. Son situaciones estas que no hacen más que generar un clima de inseguridad, de barco sin gobierno, que no ayudan demasiado a que el equipo levante cabeza en lo deportivo. Si a todo esto sumamos el "run run" en la grada desde el inicio de cada encuentro conseguimos un caldo de cultivo casi perfecto para que a los jugadores les pese la responsabilidad y les tiemblen las piernas jugada tras jugada.
 
Creo que no fue acertada la idea de airear tan frescamente desde el inicio de temporada que el objetivo era el ascenso de categoría. Error, más presión.
 
Me tranquiliza pensar que es difícil hacerlo peor, que el equipo tiene mucho margen de mejora y que sobre el papel hay una buena plantilla. En el fútbol hay un porcentaje muy grande de psicología, los estados de ánimo son muy importantes y cada vez los equipos tienen más en cuenta la parcela psicológica. Estoy seguro de que en el momento que se encadenen un par de buenos resultados se va a invertir la tendencia y el equipo va a jugar más suelto y con más confianza.
 
Por nuestra parte, la del aficionado, sólo nos queda arrimar el hombro, si no animamos al menos no desanimemos. Para un futbolista es siempre alentador escuchar mensajes de ánimo por parte de su afición, cuando ocurre lo contrario es mucho más doloroso.
 
Confiemos, tengamos fe en este Cartagena que, estoy convencido, nos va a dar muchas alegrías a final de temporada. Se ha comenzado mal pero, una ves escuché una frase que me gustó e hice mía: "quién sabe esperar llega a triunfar"

No hay comentarios: