11 marzo 2016

FC Cartagena, ganar o ganar.

No queda otra, el FC Cartagena debe de ganar los dos encuentros caseros consecutivos que le depara el calendario para poder afrontar el último tramo de la temporada con cierta tranquilidad. Y digo que no queda otra porque de no ser así el equipo se vería peligrosamente inmerso en una espiral de buen juego no acompañada de resultados que no tiene otro final que la desesperanza y la impotencia, tanto por parte de la plantilla como por parte de una grada que está teniendo una paciencia como nunca antes se había visto por estos lares, digna de alabar.

Nadie duda de que en el fútbol la psicología y los estados de ánimo juegan un papel muy importante, casi tan determinante como la calidad que pueda atesorar una plantilla. En este tramo tan trascendental, con el equipo situado en una posición cómoda -aunque engañosa-, es importantísimo sumar de tres en tres para alejarse de unos puestos de descenso que están cada semana más cercanos. La baza psicológica va a jugar un papel fundamental, los jugadores del Cartagena deben liberarse del corsé que les atenaza cuando tienen cerca la portería contraria, deben saber que, este domingo por ejemplo, se enfrentan a un rival que está aún peor que ellos, más o menos como el Cartagena del año pasado en el que la excusa para no ganar era la situación a toda vista inestable que afectaba, y con razón, a la práctica totalidad de la plantilla. 

Ahora no valen excusas, no deben valer, y no debemos conformarnos con jugar bien, hay que ganar, se juega en casa y además con toda la plantilla disponible, hay que ganar, y si además se puede convencer, pues mejor porque la semana siguiente, en apenas 6 días visita el Cartagonova el Real Betis B, a día de hoy penúltimo, un rival a priori asequible para conseguir los puntos pero cuidado, ya en la primera vuelta nos pusieron la cara colorada, eran colistas con sólo una victoria en 10 partidos y el equipo de Víctor no fue capaz de sacar más que un empate a cero de la ciudad deportiva bética.

En definitiva, dos partidos en casa que deben contarse obligatoriamente por victorias si el Cartagena no quiere sufrir como ya sucedió la pasada temporada. Dos partidos en casa que marcarán el devenir de una campaña que va llegado a su ocaso y que pasará a la historia como una temporada con dos caras, por un lado, el institucional, la podemos considerar como la de la transición de un club que yacía agonizante en su lecho de muerte y que pasó a ser un club milagrosamente saneado con un futuro espléndido por delante. En lo deportivo creo que todos estamos de acuerdo en que está siendo una temporada un tanto mediocre en la que se generaron unas bonitas espectativas al inicio de la competición pero en la que siempre tuvimos la sensación de no arrancar, incluso cuando se obtuvo una buena racha de resultados la sensación era de ¡arbitro pita ya, por Dios!

Por eso conviene ganar estos dos encuentros, para jugar desde la tranquilidad que da estar alejado de los puestos de descenso y afrontar los últimos 8 partidos con otro espíritu, con la confianza de lo que son, una plantilla repleta de calidad a la que solamente, que curioso, le falta el gol. El gol señores, esa palabra tan corta y a la vez tan grande dentro de este deporte. El gol, ese que da sentido a todo esto esto. Ya lo decía un eslogan publicitario y no pudo ser más acertado: sin gol no hay fútbol. 

Preparad vuestras camisetas, vuestras bufandas y vuestras gargantas para animar estas dos semanas al Cartagena porque van a hacerlo llegarán los goles, sin duda estas dos jornadas toca ganar. 

¡Nos vamos a divertir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTA ESTA ENTRADA ¡ES GRATIS!