02 noviembre 2015

El crédito de Víctor


No creo que sea este el momento para hacer sangre, no me gusta ser oportunista. Y no es porque no tenga razones. Considero que jamás se ha sido tan condescendiente en Cartagena con un equipo y con un técnico como se está siendo en esta temporada, tanto por parte de la afición como por parte de la prensa, con todo lo que rodea al club.

Desconozco si el crédito del que disponía Víctor Fernández se ha visto un poco mermado tras la desilusionante visita al filial verdiblanco. Una visita en la que había puestas muchas esperanzas y de la que el conjunto albinegro no supo o no pudo lograr, una vez más, una victoria (esta vez ni siquiera dio buena imagen).

Parece por lo tanto que el discurso de la falta de acoplamiento de una plantilla prácticamente nueva pierde enteros. Parece que se van acabando los argumentos y sería bueno comenzar a exigir un poquito más a los que tienen que sacar esto adelante que no son otros que los propios futbolistas.

Está claro que esta temporada el objetivo no es el ascenso, al menos eso es lo que nos han vendido desde el inicio. Lo compro. Pero es que ya sucedió el año pasado que se entró en una dinámica de resultados negativos de la que fue prácticamente imposible salir en toda la temporada. Vale que la situación institucional no es la misma, gracias a Dios. Que la plantilla es más equilibrada esta temporada, más completa, mejor. Me lo creo, lo veo y estoy seguro de ello. Pero yo miro la clasificación y veo a mi Cartagena con 13 puntos sobre 33 posibles. Sólo se han ganado 3 partidos, los 3 en casa. El equipo cuando se pone por delante da sensación de tener pánico a perder y eso, créanme,  genera también pánico a los espectadores.

Me gustaría ver a ese equipo atrevido de las primeras jornadas, no lo veo por ninguna parte. Ya no se saca el balón de atrás, ya no se rasea. No se busca con insistencia la portería rival. No se generan las ocasiones claras de las primeras jornadas. En definitiva, creo que el equipo está cayendo poco a poco en la desidia y, lo más preocupante, creo que hay cierta frustación por parte de los futbolistas. Me falta ambición, convicción, intención, valentía y actitud. Echo en falta que cuando el equipo marque un gol juegue en busca del siguiente y del siguiente. No lo he visto todavía y eso me preocupa.

Tenemos suerte además de que el grupo IV es el más igualado, por no decir el más flojito, de los cuatro. El Cartagena se encuentra en décima posición pero es que en cualquier otro grupo, con 13 puntos estaríamos entre la 14º y la 16º posición. Con los 21 puntos que tiene el UCAM, que lidera la tabla en el grupo IV, no sería líder en ninguno de los otros tres grupos.

Es pronto todavía, jornada 12, pero ya hemos disputado una tercera parte del campeonato y el equipo está más cerca del play off de descenso que del de ascenso. Ambos a tiro de piedra, es cierto, pero ya no valen excusas. Hace falta ganar. Hace falta convencer.

Espero y deseo de corazón que Víctor acabe triunfando en Cartagena, ojalá sea así, pero hay que reaccionar ya. Hay que dar un giro de timón o el barco se irá a la deriva más pronto que tarde. No sé cual será este año el umbral de tolerancia por parte de prensa y afición. No quiero imaginar el momento en que se empiece a silvar a Víctor y a los jugadores en el Estadio, ojalá que no ocurra. Espero equivocarme pero tengo la sensación de que si el equipo no empieza a dar otra imagen inmediatamente no faltará mucho para que eso suceda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COMENTA ESTA ENTRADA ¡ES GRATIS!