09 abril 2010

Que reine la deportividad.

Todo llega y al final todo se acaba terminando para pasar a formar parte de la historia, de nuestras vidas, de quedar grabado en nuestras retinas, en nuestro interior para siempre; parecía muy lejano pero ya solamente restan dos días para el partido del Cartagena que más expectación ha generado en las últimas décadas. Coincide además con el mejor momento del equipo en toda su historia, luchando, sin la brillantez del inicio de temporada, pero contra todo pronóstico, por ascender de categoría cuando realmente no han hecho más que aterrizar en esta Segunda División, lo cual es verdaderamente admirable.

El Estadio Cartagonova acogerá la mejor entrada de la temporada, y la mejor con un partido del Cartagena tras haberse colgado el cartel de “no hay billetes” por lo que presentará un “casi lleno” histórico (digo casi lleno porque yo no podré asistir, y supongo que habrá algunos abonados más que, al igual que yo, no puedan hacer acto de presencia el domingo) y un ambiente festivo difícilmente imaginable hace tan solo unos meses. La ciudad está volcada, las instituciones locales colaboran, los empresarios se involucran y, lo más importante, los aficionados hacen acto de presencia.

Todo esto no hace más que engrandecer poco a poco la historia de un club joven pero repleto de ilusiones y con ganas de seguir creciendo; un club que ha hecho un buen trabajo (ya tocaba) y que ahora está recogiendo los frutos.

Desde Murcia se desplazarán unos 800 aficionados en 12 autocares que serán ubicados en el Fondo Norte Bajo, justo debajo de los Komandos Aladrokes, de los cuales ya todos conocemos su amor por el zumo de cebada antes de los partidos, por lo tanto tendrán que estar bien vigilados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Serán pues casi 15.000 los aficionados que darán color y calor desde las gradas a ambos equipos en un partido calificado como de “alto riesgo” pero en el que, a buen seguro (eso espero de corazón) ambas aficiones tendrán una rivalidad sana y reinará la cordialidad, como debe ser. Por lo tanto la imagen que toda España tendrá de la afición del Cartagena será espléndida, como todos queremos.

En el ámbito meramente deportivo cabe destacar que ambos equipos contarán en principio con alguna baja. Por parte del Cartagena están prácticamente descartados el francés Pascal Cygan y Juan Carlos Moreno, ambos aquejados de molestias, y que se unen a Longás en el capitulo de bajas seguras. También con molestias, pero con muchas probabilidades de participar en el choque están los mediocampistas Quique de Lucas y Miguel Falcón.

Por su parte, el Real Murcia no podrá contar con Iñaki Bea ni Sergio Fernández, dos de los centrales más utilizados por José González desde que se hiciera cargo del banquillo grana. Por el contrario, el técnico gaditano recupera a Bruno Hernández y a Aquino, el primero tras cumplir sanción y el segundo después de haber salido de una lesión.

Ya solo queda esperar y disfrutar de este fin de semana repleto de grandes eventos deportivos, el primero será mañana sábado, un Real Madrid – Barcelona que servirá de aperitivo al verdadero plato fuerte del fin de semana, el Cartagena – Murcia, que es el partido que centra la atención de todos los medios nacionales e internacionales, dejando en un segundo plano el duelo entre los dos conjuntos líderes de una de las ediciones mas desiguales de las últimas décadas de la Liga de las Estrellas, que cada vez recibe menos interés por mi parte. Para ambos casos mi deseo es que reine la deportividad tanto dentro como fuera del campo… y si pueden ganar el Efesé y el Madrid, pues mucho mejor. Disfrutadlo los que tengáis la suerte de poder asistir.

2 comentarios:

Juan Emilio H.Z dijo...

Yo espero que sea un partido de donde se vea fútbol, deportividad y eso sí, respeto entre aficiones.
Yo viajare en uno de esos 12 autobuses y estaré entre uno de esos 800 pimentoneros.
Saludos
Que gane el mejor

Salón redondico dijo...

Amén. Que sólo se vea y se hable fútbol antes, durante y después del partido.