15 enero 2008

Koeman es el elegido.

David Rodriguez Encinas "Koeman", delantero de 23 años (18.07.84) procedente de la U.D. Salamanca, a la que entrena Juan Ignacio Martínez, ha sido el delantero elegído después de la negativa de algunos otros que se pretendían, finalmente parece que será Koeman el que mañana mismo firme contrato con el F.C. Cartagena hasta final de temporada, y ya este mismo domingo debute ante el Talavera en casa.

Este año ya no podía jugar en segunda división, al haber disputado más de cinco encuentros con el Salamanca en esta categoría, pero era pretendido por bastantes clubes de segunda b, debido a la buena campaña que realizó la pasada temporada en el Palencia, club con el que disputó fase de ascenso, y convirtió 10 goles, al final parece que se decantó por el Cartagena, no se si habrán tenido algo que ver Torrecillas y Juan Iignacio Martínez en la llegada de Koeman, para bien o para mal (cada uno que piense lo que quiera). Según dicen desde Salamanca, no es el típico delantero "tanque", pero si le gusta jugar los balones a los espacios, y llega bien a portería, habrá que ver que tal se le da en el Cartagena, y si tiene oportunidad de marcar goles aquí.


En otro orden de cosas, la directiva, cuerpo técnico y plantilla del F.C. Cartagena, han realizado hoy la comida que se retrasó en fechas navideñas por motivos de agenda del presidente, y se supone que servirá para hacer un poco de piña, y para que el presidente haga acto de presencia, e indique sus inquietudes, ánimos, reproches, deseos y demás ideas al conjunto cartagenerista.


Yo realmente ya no se si el presidente tiene ganas de seguir adelante con este proyecto, o sigue siendo un capricho para él, según se ha comentado después de una reunión entre Buitrago y Pichi Lucas de más de dos horas (en la que una vez más, y después de que ya lo hiciera Alcoy, se ha echado la culpa a los jugadores); se ha dado via libre al entrenador para cortar cabezas en el vestuario, y para traer lo que él pida, sin escatimar gastos, eso habrá que verlo, aunque tal vez la cabeza que hay que cortar no está en el vestuario.