28 octubre 2009

Poderoso caballero...

Perdonad que cuele este artículo en el blog, ya sé que esto no trata sobre el Cartagena, ni vamos a hablar de música, ya me gustaría a mí, pero es que anoche presencié algo que me dejó impactado, y no me quiero quedar con las ganas de soltarlo. Resulta que cada día tengo más claro que vale mucho más la ilusión, el trabajo y el esfuerzo personal que el dinero, la prepotencia y la soberbia; esta idea se vio refrendada anoche en un partido de fútbol, pero es, sin lugar a dudas, aplicable a la vida cotidiana.

Ayer, Martes día 27 de octubre de 2009, el ‹todopoderoso› Real Madrid de Florentino, el equipo más caro de la historia del fútbol, ese equipo echo a golpe de talonario para llevarse de calle todas las competiciones habidas y por haber, sufrió una humillante derrota en Copa del Rey, fue ante el Alcorcón, equipo de Segunda División B, pero lo peor de todo es que todo esto se veía venir desde hace tiempo, este equipo no carbura, pero lo de anoche clama al cielo. Al Alcorcón le fue suficiente con encarar un importante encuentro como tal, aplicarse con concentración, emplear una buena presión y jugar, por qué no, un gran fútbol, para endosar ni más ni menos que cuatro goles a los blancos.

Todas estas virtudes que mostró el Alcorcón fueron las mismas de las que adoleció el conjunto merengue, me sabe mal que el Real Madrid salte a un terreno de juego pensando que con el mero hecho de lucir esa camiseta y de portar ese escudo en el pecho se van a ganar los partidos, y me sabe mal porque el espíritu madridista es justamente lo contrario, tengo la ligera sensación de que esos valores tan esenciales, desde el momento en que el fútbol dejó de ser un deporte para convertirse en un negocio multimillonario, se están perdiendo a pasos agigantados, una pena la verdad.

Los resultados hablan por sí mismos, cada día está mas claro que en una sociedad en crisis como la actual, es una desfachatez despilfarrar millones de euros para contratar jugadores de fútbol, máxime cuando éstos luego no ofrecen el rendimiento que se espera de ellos, por lo que se demuestra una vez más que el fútbol es un deporte de hombres, no de nombres. ¡Qué viva el fútbol! ...pero el de verdad, el de toda la vida.

2 comentarios:

  1. jajajajajjaja q weno dubo arriba alcorcon.fran

    ResponderEliminar
  2. Ayyy por fin una entrada que hable del Madrid en este blog y vas y lo pones de vuelta y media. Aunque la ocasión lo merece la verdad. Hala Madrid!!

    ResponderEliminar

COMENTA ESTA ENTRADA ¡ES GRATIS!