31 octubre 2010

Al Cartagena se le apagaron las luces

Al parecer el FC Cartagena se ha empeñado esta temporada en enmendar las malas rachas de sus rivales, ya son varios los equipos a los que los de Juan Ignacio han servido de efecto balsámico, demasiados diría yo.

No es que el conjunto albinegro realizara ayer un mal partido, ni mucho menos, pero el desacierto de cara a puerta es cada jornada más pronunciado y la sensación de ansiedad de los delanteros cartageneristas aumenta de forma exponencial en cada encuentro. Si a esto le sumamos que ante el Villarreal B volvieron a aparecer los errores defensivos, obtenemos un cóctel realmente negativo para los intereses del FC Cartagena.

No seré yo el que descubra que al equipo le falta chispa, se percibe en los rostros de los jugadores, parecen un tanto deprimidos, al igual que el juego en general de todo el conjunto; se añoran la fluidez, velocidad, claridad de ideas, y sobre todo la pegada que hace muy poquito llevó a este equipo a realizar un juego soberbio que deslumbró a toda España, haciendo del Cartagena el equipo revelación de Segunda.

La pasada temporada a estas alturas de competición el FC Cartagena era líder invicto con veinte puntos en su casillero (cinco victorias y cinco empates) y había encajado tan solo seis tantos, por quince a favor. Esta, sin embargo, el Cartagena se encuentra muy lejos de los puestos de privilegio, con unos números bastante más pobres, tres victorias, tres empates y cuatro derrotas, con el doble de goles encajados (12) y uno menos anotado (14).

Ayer ante el filial amarillo se volvió a fallar en defensa, dos goles, uno al comienzo de cada periodo, dieron al traste con el planteamiento de los cartageneros, que vieron como sus numerosas llegadas a la portería rival se topaban una y otra vez con el meta Mariño, que ayer realizó un extraordinario encuentro, deshaciendo con maestría el peligro llevado por los delanteros visitantes.

Numerosas ocasiones para los visitantes y muy pocas para los locales, con la diferencia de la efectividad, nula para los primeros y excesivamente alta para los segundos, ayudados por Kiko Casilla y algunos desajustes en la zaga albinegra que facilitaron el trabajo a los delanteros amarillos.

Al final del encuentro quedó la sensación de un querer y no poder, de poner más corazón que cabeza, de que el equipo sufre ansiedad por hacer las cosas bien, por repetir lo de la pasada campaña. Esa ansiedad, esa presión, es la que estamos generando entre todos, aficionados, medios de comunicación y hasta el propio presidente. El listón está muy alto y por eso, tal vez deberíamos olvidar la pasada temporada y volver a plantear los objetivos para esta que nos concierne desde un prisma más humilde. Tal vez así podamos liberarnos de esa ansiedad y comenzar a disfrutar de una categoría tan bonita y a la que tanto ha costado llegar.

La próxima semana rinde visita el Granada de Fabri, el ex-técnico del Cartagena será sancionado y no se sentará en el banquillo, pero su equipo esta semana ha vencido por 4-0 al Xerez CD y va a ser un rival francamente rocoso y hay que estar ahí para apoyar.

Villarreal B: Mariño; Mano, Carlos Tomás, Kiko, Jaume Costa; Natxo Insa, Marcos Gullón; Iago Falqué, Facu Coria (Nico, m.73), Marcos García (Mauricio, m.88); y Nicki Bille (Hernán Pérez, m.75).

Cartagena: Casilla; Clavero (Goiria, m.72), Cala, Cygan, Botelho; De Souza, Longás (Iñaki Muñoz, m.54), Lafuente, Toni Moral (Keko, m.54); Víctor y Toché.

Goles: 1-0, m.5: Nicki Bille. 2-0, m.50: Marcos Gullón.

4 comentarios:

  1. Es que con los filiales hay que andarse.... ufff , no te puedes fiar, te hacen un descosido en un santiamen , como juegan sin presion....

    ResponderEliminar
  2. Tranquilidad que quedan muchas jornadas por delante

    ResponderEliminar
  3. Queda mucho camino por delante y habrá tiempo para seguir luchando por el objetivo.

    Ánimo y saludos.

    ResponderEliminar
  4. este no es el camino, espero que el Cartagena endereze el rumbo ganando en casa el proximo partido

    ResponderEliminar

COMENTA ESTA ENTRADA ¡ES GRATIS!