30 octubre 2010

Tyketo: "Don´t Come Easy" (1991)


Cuando tenía 13 años, y mientras todos mis amigos pasaban su tiempo libre en la calle o en el monte jugando a la guerra, yo (que era bastante rarito, debo reconocerlo) prefería pasar las horas en mi cuarto, con varillas de incienso y velas encendidas, escuchando discos una y otra vez hasta desmenuzar el más mínimo detalle de todas las canciones. Recuerdo que mi vecino Carlos me dejó prestados unos cuantos discos de vinilo que escuché una y mil veces en un equipo de música que todavía conservo en casa de mi madre. Uno de esos discos era “Don´t Come Easy”, de Tyketto.

Y es que cuando un disco desprende magia por los cuatro costados, un servidor tiene poco más que añadir. Con este “Don’t Come Easy”, Tyketto debutaron en el mundo de la música de manera rotunda allá por el año 1991, en él podemos encontrar melodías memorables en todos y cada uno de los diez cortes de los que se compone el álbum.

La voz de Danny Vaughn es, en mi opinión, una de las más carismáticas y cálidas del rock melódico. Guitarras limpias y armónicas acompañan en todas y cada una de las canciones a la voz principal, acompañados por unos escalofriantes coros, cuya fusión supone una exquisita manera de pasar un agradable momento musical deleitándose con tan magno trabajo.

Sobresale por encima del resto el tema con el que se abre el disco “Forever Young”, además de la supermegabalada de rigor “Standing Alone”, dos canciones que destaco porque fueron los singles con los que la compañía decidió promocionar el álbum; pero es que el resto de canciones del disco están a la misma altura, incluso alguna las superan; ninguna de ellas tiene desperdicio, os aseguro que muchos discos tienen canciones de relleno, pero en este todos los temas son soberbias composiciones de Hard Rock melódico.

Digamos que si este trabajo hubiese sido editado por Guns ‘n’ Roses o Bon Jovi hubiera vendido unos cuantos millones de copias en todo el Mundo pero, al tratarse de unos recién llegados, el mismo sólo llegó a destacar en el panorama rockero, recibiendo extraordinarias críticas y magníficos augurios para un futuro, un futuro en el que el rock melódico fue (desgraciadamente) desvaneciéndose poco a poco hasta llegar prácticamente a quedar como un género de culto para minorías.

Si simplemente os llama la atención o tenéis curiosidad por escuchar este estilo musical, os aseguro que estáis ante un disco ideal para hacerlo, canciones de muy fácil escucha, con estribillos pegadizos y muy asequibles para todo tipo de oídos. Sería una forma excepcional de conocer un poquito más el, muchas veces injustamente defenestrado, mundo del rock. Diez canciones, cuarenta y siete minutos que se pasan volando, de verdad, disfrutadlo…


https://mega.co.nz/#!LcIm3YgB!uA8orPLRSx85ETwDsI_sH7VbHLZpo3j3x1Imc1r8b9k